Artículos

El crédito comercial - ¿Qué es y si debe utilizarlo?

1 de abril de 2022

¿Qué es el crédito comercial?

El crédito comercial es un acuerdo entre empresas para retrasar el pago de los bienes suministrados. Es una opción de financiación a corto plazo que permite al comprador acceder a bienes y servicios sin necesidad de disponer de capital líquido inmediato para pagarlos.

Es una opción de financiación sin intereses que permite a los compradores financiar los costes de los bienes necesarios mientras se centran en el crecimiento a corto plazo.

Las investigaciones sugieren que el 55% de todas las ventas B2B en Europa Occidental se financian mediante servicios de crédito comercial, con lo que las empresas cosechan la doble recompensa de un mejor flujo de caja y una mejora de las relaciones.  

 

¿Cómo funciona el crédito comercial?

El crédito comercial se acuerda entre dos empresas. El proveedor se compromete a aceptar un pago diferido por productos o servicios que se entregan inmediatamente al comprador. Los acuerdos de crédito comercial suelen incluir plazos de pago de 30 a 120 días.

El acuerdo beneficia a ambas partes. Los compradores pueden acceder a los bienes y servicios sin necesidad de capital líquido, mientras que los vendedores pueden cultivar relaciones positivas con sus compradores y a menudo pueden aumentar el volumen de ventas porque el comprador no está limitado por la necesidad de efectivo inmediato para financiar la compra.

Por ejemplo:

El comprador ABC necesita productos del proveedor XYZ para cumplir con los pedidos de sus clientes, pero no tiene actualmente el capital necesario para realizar la compra. 

El proveedor XYZ ofrece un crédito comercial al comprador ABC, con un plazo de 90 días para el pago.

El comprador de ABC recibe los productos y satisface los pedidos de sus propios clientes. A continuación, utiliza los ingresos generados por estas ventas para pagar su factura al proveedor XYZ en el plazo acordado de 90 días. 

 

¿Qué es un plazo de crédito comercial?

Los plazos de crédito comercial se acuerdan entre las empresas compradoras y vendedoras, y suelen ser de 30, 60 o 90 días, pudiendo llegar a 120 o más.

Los plazos de crédito pueden variar según el sector, y los que ofrecen bienes de gran valor suelen ampliar las fechas de pago. Por ejemplo, los orfebres pueden ofrecer periodos de crédito de hasta 120 o 240 días para productos de gran valor.

Muchos proveedores pueden ofrecer descuentos por "pago anticipado". Por ejemplo, un proveedor puede ofrecer condiciones de crédito de "2/10 neto 30". Esto significa que el periodo de crédito total es de 30 días - con los compradores obligados a pagar dentro de esta ventana - pero el comprador recibirá un descuento del 2% si paga dentro de los primeros 10 días.  

 

Coste del crédito comercial

El crédito comercial es en realidad un contrato de financiación sin intereses, por lo que no hay costes directos asociados a un contrato estándar.

Sin embargo, hay una serie de costes indirectos, sobre todo si los pagos se incumplen o no se pagan en su totalidad.

Entre ellos están los gastos de demora, si se incluyen en el contrato inicial, que pueden tener un impacto negativo importante en las empresas que ya tienen dificultades para pagar sus deudas a tiempo.

También puede haber costes no financieros, como el daño a la reputación. Los compradores que incumplen los pagos no sólo se arriesgan a dañar las relaciones con los vendedores, sino que también sentirán los efectos en su calificación crediticia, lo que significa que es poco probable que puedan recibir apoyo financiero en el futuro.

En el caso de los vendedores, existe el riesgo de que los contratos de crédito comercial les sitúen en una posición de capital circulante negativo. Sin embargo, el capital circulante negativo es natural en muchos sectores y no siempre es perjudicial si las empresas contabilizan con precisión los retrasos en los pagos.

Para más información sobre el capital circulante, consulta nuestra guía dedicada.

 

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes del crédito comercial?

Ventajas:

  • Los compradores no necesitan capital líquido inmediato.
  • Ayuda a los proveedores a establecer relaciones con los compradores.
  • Suele ser rápido y cómodo, con un solo formulario de solicitud.
  • No se necesitan garantías financieras.
  • Acuerdo de financiación asequible y sin intereses.

Desventajas:

  • Riesgo financiero para el proveedor si el comprador no puede pagar.
  • Puede limitar el flujo de caja de los proveedores, especialmente para aquellos que no tienen crédito bancario disponible.
  • Penalizaciones asociadas al retraso o al impago.
  • El impago puede afectar negativamente a la calificación crediticia del comprador.
  • Puede causar complicaciones con la contabilidad porque las empresas públicas están obligadas a publicar sus cifras financieras en la fecha de la transacción. Entonces, los acuerdos de crédito comercial pueden sesgar sus registros a corto plazo, ya que los activos se liberan pero el pago no se recibe el mismo día.

 

Alternativas al crédito comercial

Factorización de facturas

El factoring de facturas (financiación de facturas) es una sólida alternativa en las nuevas negociaciones comerciales en las que el proveedor y el comprador no tienen ninguna relación anterior y el proveedor se muestra reacio a conceder créditos. 

En este acuerdo, el proveedor puede negociar con el comprador en condiciones diferidas y luego "vender" su factura a una empresa de factoring para el pago inmediato de hasta el 90% de su valor. El saldo -menos la comisión del factor- se pagará al proveedor cuando el comprador liquide la factura con la empresa de factoring 30, 60, 90 o incluso 120 días después. 

Esto significa que la empresa de factoring asume la responsabilidad de perseguir los pagos atrasados y, en el "factoring sin recurso", asume la pérdida financiera si el comprador nunca paga. A diferencia del seguro de crédito comercial, si el comprador no paga no hay que hacer reclamaciones ni largas esperas para el pago del seguro, porque el riesgo se ha trasladado al factor. La financiación de facturas se utiliza a menudo para controlar el flujo de caja de los proveedores que no pueden optar a préstamos bancarios o líneas de crédito.

Para obtener más información sobre los servicios de factoring de facturas y cómo pueden beneficiar a su empresa, consulta la guía de Stenn o habla con nuestro amable equipo hoy mismo.

Línea de crédito para empresas

Una línea de crédito comercial es un tipo de préstamo para pequeñas empresas que ofrece un acceso continuo al crédito.

La principal diferencia con el crédito comercial es que los compradores que acceden a una línea de crédito están tomando dinero prestado, en lugar de simplemente retrasar el pago. En consecuencia, el comprador paga intereses por cualquier crédito que utilice.

Préstamo bancario

Los compradores pueden optar a un préstamo para pagar bienes y servicios a corto plazo, que luego devuelven de forma similar a un contrato de crédito comercial.

Sin embargo, al igual que con una línea de crédito comercial, las empresas pagan intereses por los fondos que toman prestados a través de un préstamo bancario. Además, las pequeñas empresas de los mercados en desarrollo o emergentes suelen tener un acceso limitado a los préstamos bancarios y las que lo consiguen pueden sufrir altos cargos.

 

¿Debe tu empresa considerar el crédito comercial?

Se aconseja a las empresas que sopesen los pros y los contras del crédito comercial y consideren diferentes tipos de servicios financieros para encontrar un producto que les convenga.

 

Sobre el autor

Indica a quién le gustaría que incluyéramos aquí: un portavoz relevante con una breve biografía que detalle sus credenciales y por qué es un experto en el tema.

 

Acerca de los autores

Stenn es miembro registrado de la ITFA, la IFA y la WOA. Ha financiado facturas por valor de más de $7 mil milones (USD) hasta la fecha y ofrece:

  • Una plataforma online para facilitar las solicitudes.
  • Factoring sin recurso (es decir, protección total contra el impago de las facturas).
  • Evaluaciones rápidas (normalmente en 15 minutos).
  • Anticipos de efectivo en 48 horas, con sólo dos documentos para firmar.
  • Anticipos de entre 10.000 dólares (USD) y 10 millones de dólares (USD).
  • Comisiones a partir del 0,65%.
  • Anticipos en operaciones internacionales que otras empresas y bancos no pueden, o no quieren, financiar.
  • Servicios en 74 países.
  • Factorización inversa (los compradores pueden utilizar Stenn para pagar inmediatamente y liquidar la factura más tarde con nosotros).

Este artículo es obra del equipo de investigación de Stenn y forma parte de nuestra serie educativa.
© 2022 Stenn International Ltd. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la redistribución o reproducción total o parcial de los contenidos en cualquier forma:

  • You may copy the content to your website page but only if you acknowledge this website as the source of the material and provide a back link to this article.
  • You may not, except with our express written permission, distribute or commercially exploit the content in any other way.

Descargo de responsabilidad: El artículo anterior se ha preparado sobre la base de la comprensión de Stenn del factoring de facturas actual. Es sólo para información y no constituye un consejo o recomendación. Aunque se han tomado todas las precauciones posibles en la preparación de este artículo, no podemos garantizar que no se produzcan imprecisiones. Stenn International Ltd. no se hace responsable de ninguna pérdida, daño o inconveniente causado como resultado de lo publicado anteriormente. Todas las personas que soliciten un crédito deben buscar asesoramiento profesional al hacerlo.

 

Descrubre nuestras otras guias

Para saber más sobre los tipos alternativos de financiación de empresas, consulta nuestras otras guías informativas.

O bien, habla con nuestro equipo de expertos en financiación para obtener más información sobre cómo Stenn puede ayudarte con tus facturas impagadas.