Artículos

Tres Casos en los cuales deberías implementar el financiamiento internacional de facturas

21 de octubre de 2021

En un informe del año 2019, la Organización Mundial del Comercio estimó que la inmensa mayoríade los bienes objeto de comercio global anual, cuyo valor asciende a USD 23 billones, precisan de algún tipo de financiamiento o garantía entre el comprador y el proveedor. 

A lo largo del último año y medio, la crisis generada por el COVID-19 complicó las relaciones entre compradores y proveedores al generar una interrupción en la economía y en las cadenas de suministro globales. A lo largo de 2019 y 2020, el crecimiento de las exportaciones de la India y China se ralentizaron. Del mismo modo, los exportadores de servicios en Brasil registraron un crecimiento interanual negativo en tres de los cuatro trimestres. 

La pandemia dejó en evidencia la importancia de las operaciones digitales para mantener la fluidez del comercio. La innovación tecnológica continúa siendo la fuerza impulsora para un comercio internacional y comercio electrónico exitoso, y está facilitando la recuperación de las empresas. 

Para los proveedores de bienes de exportación, el financiamiento comercial digital abarca a una serie de servicios, entre ellos: los préstamos bancarios para capital de trabajo y las cartas de crédito; el financiamiento de facturas, que consiste en adelantos contra la presentación de cuentas por cobrar o la venta directa de facturas a una compañía financiera (de factoraje), o incluso las garantías de pago como por ejemplo los seguros de crédito.

Existe una gran demanda de financiamiento comercial. Sin embargo, es una opción que no siempre está al alcance de los medianos y pequeños exportadores. El Banco Asiático de Desarrollo calcula que la demanda insatisfecha de financiamiento comercial alcanza los USD 1.5 billones a nivel mundial, siendo los exportadores de Asia quienes sienten la necesidad más urgente de obtener soluciones para resolver su escasez de capital de trabajo. Entonces, ¿cuándo deberías implementar el financiamiento internacional de facturas? 

 

En esta publicación abordaremos los siguientes temas: 

-¿Qué es el Financiamiento Internacional de Facturas o Factoring?
- Tres casos en los cuales deberías implementar el financiamiento internacional de facturas:

1. Crecimiento rápido
2. Situaciones de recuperación
3. Operaciones comerciales con países fuera de la jurisdicción de los bancos

Esperamos que a medida que conozcas más acerca del financiamiento internacional de facturas y los casos en los que resulta aplicable, puedas comprender de qué manera utilizarlo para ayudar también a tu negocio.

 

¿Qué es el Financiamiento Internacional de Facturas o Factoring?

El financiamiento de facturas resuelve un clásico dilema en el comercio internacional. El proveedor desea recibir el pago en el momento en el que envía las mercancías. Por el otro lado, el comprador prefiere condiciones de cuenta abierta que le den tiempo para recibir, distribuir y vender las mercancías. Este desfase genera la necesidad de poder contar con facilidades de crédito de 30 a 120 días, lo que representa un mercado de más de USD 10 billones al año, según el Banco de Pagos Internacionales.

En una típica operación de financiación, el proveedor vende las facturas a una compañía financiera a un descuento en el momento del envío de las mercancías. El proveedor recibe el pago de inmediato y, en caso de tratarse de una operación de factoraje sin recurso, el pago está garantizado dado que el riesgo de impago del comprador por quiebra se transfiere a la compañía financiera.

La financiación de facturas es una solución estándar para el comercio interno en muchos países y está captando mayor atención en el comercio transfronterizo. Las cifras de FCI, el mayor grupo de la industria de financiamiento de cuentas por cobrar a cuenta abierta, demuestran que los volúmenes de factoraje internacional crecieron un 5,4% desde 2018 hasta 2019. Si bien los volúmenes de factoraje a nivel mundial disminuyeron en 2020 como resultado de la pandemia, ya se está comenzando a observar un retorno a la normalidad. En particular, la región de Asia Nororiental se ha convertido en un centro activo de financiamiento comercial y se encuentra a la cabeza de la tendencia ascendente del financiamiento de facturas. 

Una razón que explica este retorno a la estabilidad y al crecimiento es que el financiamiento de facturas es una solución directa y rápida de implementar, y puede utilizarse en conjunto con los préstamos bancarios. También es flexible, ya que permite que el proveedor controle la inyección de capital de trabajo decidiendo qué facturas vender y en qué momento.

 

Tres casos ideales para el financiamiento internacional de facturas

Si bien muchas empresas dependen del financiamiento de cuentas por cobrar para sus necesidades diarias de capital de trabajo, se destacan tres situaciones especialmente propicias para esta forma de liquidez comercial.

1. Crecimiento rápido

Las empresas que registran un rápido crecimiento a menudo tienen necesidades de capital que superan sus líneas de crédito o préstamos bancarios. Para estas empresas, las cuentas por cobrar son un activo que puede convertirse en dinero de forma ágil, sin afectar la relación con su banco. El financiamiento de facturas es la manera más directa de obtener financiamiento complementario para aceptar y cumplir con más pedidos.

Esto es especialmente cierto para las empresas que operan en sectores con altas necesidades estacionales, como la indumentaria y los productos vacacionales. La estacionalidad puede ocasionar grandes fluctuaciones en los flujos de efectivo de una empresa, su inventario y rentabilidad, distorsionando las ratios financieras que utilizan los bancos para tomar la decisión de otorgar préstamos. La financiación de facturas proporciona capital de trabajo complementario durante los momentos de mayor actividad.

2. Situaciones de recuperación

Casi todas las empresas internacionales atravesaron situaciones de recuperación en el último año a causa de la pandemia. Las interrupciones – aceleradas en varios frentes a causa del COVID-19 – llegaron para quedarse y se convirtieron en un nuevo impulsor económico. 

Las empresas que se encuentran en "recuperación" son aquellas que están volviendo a crecer luego de un período caracterizado por un desempeño pobre a causa de un impacto externo, como una pandemia, recesión, o una reestructuración interna de sus finanzas o administración. Las empresas en recuperación se encuentran en un impasse; si bien las proyecciones son buenas, sus finanzas podrían no ser suficientes para obtener un préstamo bancario. Sin embargo, a menudo precisan financiación para aprovechar las oportunidades de crecimiento.

El financiamiento de facturas puede ser una salvación para las empresas que se encuentran en estas situaciones. Esto es posible ya que en el financiamiento de facturas, la compañía financiera basa su decisión crediticia en la situación financiera del comprador, no del exportador. El financiamiento de facturas puede proporcionar a los negocios una inyección vital de fondos en tiempos de recuperación en los que muchas de las otras opciones están fuera de su alcance. 

3. Operaciones comerciales con países fuera de la jurisdicción de los bancos

Desde la crisis financiera de 2008, los bancos evitan financiar las operaciones de comercio transfronterizo. La pandemia también incrementó la presión ejercida sobre las medidas de comercio transfronterizo. Las restricciones reglamentarias han aumentado, el papeleo es costoso (lo que reduce las ganancias), y los riesgos geopolíticos se han vuelto más volátiles.

Este entorno dio lugar a una brecha de financiamiento comercial de USD 1.5 billones que ha impactado gravemente en las empresas del mercado medio. Estas empresas recurren a la financiación de facturas cuando su banco no puede brindar soporte para ventas realizadas en una jurisdicción en particular. Las entidades no bancarias, como Stenn, pueden intervenir y ofrecer opciones a las empresas rechazadas por los bancos.

El financiamiento de facturas ha encontrado su lugar como una opción viable para los exportadores de mercancías. Sin contratos a largo plazo ni la obligación de financiar todas sus facturas, el factoraje se ha convertido en otra opción disponible entre las herramientas para financiar capital de trabajo, además de los servicios ofrecidos por los bancos tradicionales.

 

Financiamiento internacional de facturas con Stenn

Te invitamos a explorar soluciones de financiación que se adapten a tu negocio. Para las pequeñas y medianas empresas que buscan expandirse y operar a escala global, el financiamiento internacional de facturas es una de las mejores opciones a considerar, particularmente en este entorno económico post pandemia. 

Descubre más acerca del financiamiento de facturas.

 

¿Te interesa recibir más noticias acerca de la industria?
¡Síguenos en 
LinkedInFacebook, Twitter y YouTube!